pene

Las chicas coquetas son activas y divertidas, a los hombres nos encantan porque dejan tras sí una estela de pasión que nadie resiste. Yo soy uno de ellos, las busco, las excito para que sean más picantonas, ¡molan!

En discotecas es donde más encuentro a estas chicas. ¿Sabes cómo las reconozco? No es secreto para nadie, pero te aseguro que me ponen el pene duro con solo sentirlas cerca. Aunque otros chicos las identifican por sus miradas, yo las descubro por más: se pegan a mí y me dejan ver la entrada de sus tetas, cruzan las piernas para que vea que no lleva bragas, ¿o sí?, bueno, eso lo descubro después. Si bailo con ellas se pegan como una babosa, ¡guao, me levantan todo el ánimo!, y si estamos sentados, buscan pegar sus muslos a los míos.

Señales eróticas no les faltan a estas chicas calentonas que insinúan que quieren cama conmigo.  El problema está en que no hay cama cerca y tengo que resolver rapidito el sexo con ellas en un jardín, un rincón, el trastero, o donde sea.

Es entonces cuando descubro lo sensacional, ¡cómo se ponen cuando entran en el coqueteo conmigo! En seguida que llego a ellas a un rinconcito apartado descubro:

– Está excitada, se mueve mucho, se pone nerviosa, acelera su paso, ¡buena señal de que quiere llegar ya al sexo de una vez!

– Al tocarle las tetas las tiene duras, firmes y sus pezones parecen puntas de hierro, ¡guao, que gustazo!

– Al llegar a su vagina, descubro que no necesita nada más para excitarse, la tiene mojadita y calentita, lista para colocar mi pene y llegar al orgasmo sin más ni más.

Cuando te encuentres con estas chicas en fiestas, en la playa, la discoteca y hasta como compañera de asiento en el tren, ya sabes, está loquita por llegar a todo contigo, utiliza tu mano sin más ni más, el sexo ligh es un gustazo que no podemos desperdiciar jamás.

Toda pareja que disfruta del sexo oral entre ambos, sabe que es la química perfecta para el goce sexual, por lo que otras prácticas durante el rito erótico no son capaces de suplir su goce.

 Esa combinación de la piel suave de la boca con los órganos sexuales no tiene comparación con nada, el disfrute está asegurado. En este punto, vale preguntarnos, ¿siempre queda bien el sexo oral?, ¿acaso no hay errores humanos para que no haya tanto cachondeo ni placer? Sí, sí hay errores, y para no caer en ellos y tu relación de pareja se vaya al diablo, ten en cuenta siempre estos detalles cuando vayas a la cama con tu chico/a:

– Limpieza del cuerpo: Importantísimo aspecto, por la boca no entendemos de suciedad. Escogemos siempre lo que comemos por su limpieza, su olor, ¿cómo vais a pensar entonces que puede haber una felación o un cunnilingus con un pene o vagina desagradable? El olor, chicos, es clave y los genitales siempre se han caracterizado por ese olorcito que puede ser sexual, pero a la hora de poner en la boca produce asco. Mucho cuidado con llegar sucios a ese momento, en la penetración y el contacto de cuerpos, vale un poco, en el caso de la boca no funciona.

– El uso de los dientes: Sabiendo que las zonas erógenas tienen la piel muy delicada y sensible a todo tacto, ¿cómo vais a pensar en mordidas? Precisamente, lo que más se goza del sexo oral es el contacto muy suave de los labios, la humedad delicada del interior de la boca, pero la dureza de los dientes no entra en el goce. Aunque hay hombres que también disfrutan con leves mordiditas en la cabeza del pene, no es un gusto general, evita que se sienta frustrado si pretendes que te recuerde siempre. Esto mismo ocurre con el clítoris, y no es nada agradable. Además, y esto es importante, como la piel es tan suave, es sensible de romperse al roce de los dientes, ¿sabes que muchas personas han sangrado durante el sexo oral?

La experiencia excitante del sexo con los ojos vendados no deja lugar a dudas, mantiene altísimos los niveles de hormonas sexuales a toda altura, sin quitar ni poner nada más.

Solo necesitas que quieras enriquecer el contacto con algunos objetos para desplazar por la piel, como plumas, flecos, tiras de terciopelo o de lana, la pulpa de una fruta jugosa( plátano, fresas, o uvas).

Para lograr la mayor excitación, la caricia de esas superficies suaves por la piel se combinan con golpecillos un poco más picantes, para lo que puedes usar un cepillo o una naranja partida en dos. Los pezones son especialmente sensibles a los arañazos lentos y suaves, como mismo son sensibles para las superficies húmedas y suaves.

Otra de las maneras de lograr la excitación más ardiente con los ojos vendados de tu pareja, es rozarle la piel con besos o con esos pequeños objetos, pero hacerlo en el cuello, el abdomen, el interior de los dos senos, el interior de los muslos y recrearte un tiempo prolongado en esas zonas. Como su deseo es ir más allá, querrá a toda costa que acabes de llegar a los pezones y a su vagina, pero demorarás ese momento.

Con el paso de los minutos, la temperatura sube en ambos, pero debes mantener la calma y solo llegar a morderle los pechos y la vagina solo cuando ya casi estés a punto. Y para que no te tache de tener una relación sexual poco picante, hazle ver que la penetras solo cuando ella casi te lo pide, porque antes has gozado y le has hecho gozar como nadie.

A las mujeres se les conquista con un buen sexo, que para ellas se entiende con muchos preliminares y con la excitación en límites extremos.

Para saber cómo calentar a tu chico en lugares públicos sin que te comprometas a verte mirada por otros, es mejor saber qué hacer y cómo, porque lo importante es calentarlo antes y que sepn de una vez que tú mandas en la relación: haces lo que quieres cuando quieres, ademása de confirmarle que él te gusta y le deseas.

Rozarle la bragueta: éste es uno de los mejores métodos de calentamiento para los hombres. Si le rozas de manera incidental aunque con malicia por supuesto, la bragueta, notarás de inmediato como se pone su pene. No lo pueden evitar. Las maneras de hacerlo dependen de tu habilidad y de tu atrevimiento. Te paras delante de él y deja que sea tu culo quien le roce. Es una de las caricias más picantes que le puedes hacer. Otra manera es cuando le rozas con tus caderas al pararte de lado, o le tocas con tus manos, lo mismo suavemente que con un apretoncito. ¡No lo pueden aguantar! Su bragueta se pone a reventar.

Calentar en público fuego de vida
Calentar en público fuego de vida

Lengua en la oreja. Da igual donde lo hagas, pero si disimulas decirle algo al oído y le suspiras, cumple un propósito comprobado, comienza a calentarse. Pero ve a más, penetra con tu lengua el orificio externo del oído, ¿sabes que de solo imaginarlo, nos calentamos? Así le ocurre a ellos, le despiertas en seguida su pene, y por supuesto, su apetito sexual, verás que lo pone a mil porque increíblemente, esta parte del cuerpo no solo cumple una función auditiva, sino que es capaz de trasmitir a todas las células del cuerpo la excitación. Durante el coito, es el refugio de muchos para calentar a la pareja y erotizar más sus placeres, si lo haces cuando estén en actividades sociales y no en la intimidad, la provocación aún es mayor.

Aún falta mucho por conocer el enigma de la eyaculación femenina, al punto de que si buscamos el nombre que debiéramos darle al líquido alcalino expulsado por la mujer durante el orgasmo, y que moja su vagina durante el coito, no lo encontramos. Se dice que es un fluido vaginal y así debemos llamarle.Algunos lo mencionan como eyaculación femenina.

Fluidos Vaginales
Fluidos Vaginales

Para el hombre, la palabra que designa su orgasmo es eyaculación, con la expulsión del semen y no hay otra manera de imaginarlo como no sea la conocida: pene erecto y expulsando un líquido espeso de color nacarado. Pero imaginar a la mujer en esa expulsión es menos conocida. Primero, por la ausencia de un nombre femenino para su orgasmo y segundo, porque hay mucha teoría y mucha variación en como se produce ese proceso.

Según dicen, algunas mujeres expulsan algunas gotas de ese fluido, mientras otras pueden expulsar la cantidad similar que contendría una taza de leche. Es imposible imaginar tanto pero incluso, se aconseja que se utilicen sábanas protectoras para el colchón y tener presente toallas para limpiar la vagina cuando la cantidad de su fluido es grande. También es bueno conocer que a más cantidad, más fluido será el líquido, al punto de tornarse casi transparente.

El hombre acostumbrado a tener sexo con mujeres de abundante humedad y secreción, no concibe que otra no sea igual, y lo mismo sucede en el caso contrario. No es de extrañar, son situaciones muy dispares pero parece que sí suceden.

Otra cosa son las escenas de sexo que muestra la pornografía donde se ven a mujeres expulsando cantidades enormes de líquido. Esas imágenes están manipuladas y el motivo es que el hombre quiere ver a una mujer chorrearse y se excita mucho más con esas vaginas expulsando gran cantidad de líquido viscoso, una situación que muchos especialistas tildan de anormal pero que el hombre común lo cree y lo necesita para estimular más sus deseos sexuales.

7 1770

Quien diga que nosotros, los varones del universo terráqueo, no sufrimos, es un gran mentiroso. Nosotros lo tenemos muy mal también en cuanto a sufrir y llorar, aunque no caigan lágrimas de nuestros ojos. Esto que digo es la pura verdad, aunque las mujeres griten y griten que somos mentirosos, nosotros mentirosos, si ellas son las corruptas y las que más falsedades hacen en el mundo.

Los hombres también sufren por amor
Sufrir por amor

Tengo justificados motivos para expresarme así. Con solo un ejemplo lo diré, ¿se han detenido a ver alguna ver la TV basura? ¿Quiénes son las que forman todo el lío, quiénes son las infieles, las malas amigas, las ladronas de cuentas bancarias masculinas, las que reclaman y hacen lo imposible por cobrar una herencia, las que abandonan y dejan a todos colgados y las responsables de  tantos fracasos? Ellas, ellas y ellas.

Lo mejor de todo es que en el mundo se alzan las voces de las feministas asegurando que la mujer es maltratada y que el hombre, especie destinada a desaparecer, es un malvado y nunca sufre, ellas sí, las pobrecillas.

Pero nosotros sí sufrimos y mucho, ¿saben por qué causa? por las mujeres, solo por ellas.

Aquí expongo los distintos motivos, pues sufrimos por:

– Las chicas que no podemos alcanzar. Mirar a esas chicas guapísimas que se ven en el cine, en las redes sociales, en la calle y hasta en el edificio y no poder tocarlas es una tortura, de las peores.

La mujer que nos pone los cuernos. El hombre que desconoce tanta humillación no sufre pero los que sabemos que nos han dejado la cama caliente con otro cuerpo, a llorar a mares. Muchas de las parejas que mantienes aventuras lo hacen en fuegodevida, parejas que desean mantener una segunda vida paralela a la «realidad».

La corrupta que nos chupa el dinero de la cuenta bancaria. A veces son tan engañosas que nos engañan sin nosotros percatarnos  pero exprimen nuestra cartera y se llevan todo, o casi todo.

– La liberal, que nos dice en la misma cara que no servimos en la cama porque no ha llegado al orgasmo, ¿qué se cree ella, que nosotros no hacemos un buen papel? Pues sí, eso creen.

Impotentes. ¿Qué mayor martirio para un hombre que estar con una chica guapísima a reventar, en la cama, y no levantar presión en el pene? Vamos, que es para llorar y llorar.

– No tener dinero para darle sus gustos. ¿Quieren cenas lujosas? ¿Quieren el mejor abrigo del mercado? ¿Que un coche nuevo? Ay, qué dolor, no poder tener miles de euros para darles sus gustos y que caigan rendidas a nuestros pies.

8 1755

La desviación del pene en una curvatura se ha convertido en un problema mayor para muchos hombres que, sin quererlo, un día despiertan con su miembro atrofiado.

Esta desviación no les impide tener relaciones sexuales, pero si es grande, puede resultar molesta en la vagina de la mujer que tenga una cavidad estrecha, de ahí que el hombre se sienta inconforme con su situación y hasta evite tener relaciones sexuales. También existe la posibilidad de que una aventura de un día sea lo que más anhele pero como no hay confianza con  la mujer que se escoja para tener sus relaciones, ésta se burle de esa deformidad, apremiamdo más la vergüenza por la de curvatura.

Los hombres que padecen de esta dolencia, deben recurrir de inmediato a un especialista.  Esa deformidad puede ser operada y vuelto todo a la normalidad. Pero antes de pasar por esos ratos molestos, es bueno que sepan que una de las causas de la desviación del pene se debe a la masturbación agresiva, que aunque no lo daña, le provoca esa inclinación.

Conocí hace poco la anécdota de la conocida parada de Terol en mi pueblo, y como es curiosa y simpática, quiero contarla porque puede sucederle a cualquiera.

Terol era un fabricante de vino de un pueblo que prefiero omitir, y tenía por esposa a la Carmina,  manipuladora, fría, cotilla, y otras cosas más que se dan en algunas mujeres amargadas. Pero Terol era alegre, sociable y necesitaba vivir una pasión.

Así conoció a Maruja, una mujer muy linda que todos admiraban y comenzó el romance. Pero un día, no pudiendo aguantar los deseos de tener sexo, la invitó a su casa cuando su mujer iría a visitar amigas.

Todo iba de maravillas en aquel cuarto que solo conocía penas. caricias, cuerpos desnudos, mordidas, besos, y ya solo faltaba el mejor momento para llegar al orgasmo. Terol estaba con su pene en el mejor momento, y ya a punto de penetrar a Maruja, mientras la desnudez de ambos propiciaba más la excitación y pasó lo que pasó. De momento, se abrió la puerta y ahí  estaba la Carmina, desafiante, que se había olido algo y había inventado la visita a las amigas.

Lo sucedido, es de imaginar. Los gritos de los tres,  la Carmina golpeando el bello cuerpo de Maruja, Terol clamando calma pero, los nervios le jugaron una mala pasada y su pene quedó excitado. Y así fue lanzado a la calle por su esposa, junto a su amante para que todo el pueblo los viera en su pecado.

Nada más, solo que por una semana, Terol tuvo que sufrir la posición horizontal de su pene ante las burlas de todo el pueblo, y hasta llegó a ser ingresado en un hospital para tratar ese problema.

¡Ah!, y había olvidado que justo en la esquina de su casa, había una parada de autobús, desde entonces, y de esto hace 50 años, todos piden al chófer que les deje en la parada de Terol. Es de imaginar las risitas que siempre trae la solicitud de tal parada de autobús en su recorrido por el pueblo.

1 968

No es un problema de hombres mayores porque a todos le pasa. Y la cura ya llegó: más sexo para evitar el gatillazo, esa disfunción eréctil que agobia tantas y tantos…

Lo primero es notar si por las mañanas tu pene está muerto.Si es así, actívalo de inmediato.¿No tienes pareja durmiendo contigo? No importa, acude a las revistas, ve al ordenador, llama a esa chica que te pone morboso o vete al ordenador  y comienza a escribir mensajes a las chicas de las páginas de contacto. En Fuego de Vida encontrarás muchas que te dejarán en seguida con la polla ardiendo.

El motivo de esa erección matutina es comenzar bien el día, porque llegarás al trabajo con la cara alegre, y estarás ansioso por ver cómo terminan las horas para continuar y ver qué sucederá más tarde. Y ahí ya tienes preparado el terreno para la tarde o la noche, con tu pareja, una amiga, una chica de una cita, o simplemente, llegar a la casa a ver los vídeos pornos que tienes y masturbarte.¡Qué placer, chicos, después de un buen día animoso, cargar las pilas…!Y a dormir sabroso hasta el amanecer.

Es sabido que la mayoría de las mujeres tienen problemas para alcanzar el orgasmo. Lógralo  teniendo en cuenta algunas acciones. El clímax   es el momento más placentero del acto sexual.

Primero, una de las formas que casi te garantizan un orgasmo es levantar tu pelvis. Para eso podrías poner una almohada bajo tus caderas que te levante. Esto funciona porque el ángulo en el que el pene del hombre entra en la vagina es fundamental para la estimulación.

Así, cuando el pene penetra en ángulo con la pelvis de ella levantada, lógicamente se estimula esta zona, e incluso es posible que se llegue a estimular el punto G. Esto detona inmediatamente el orgasmo.

Otra gran forma de provocar el orgasmo es con el movimiento de los músculos internos de la vagina que se ocupan para orinar. Esto funciona mejor si en el momento del orgasmo, te elevas un poquito como si te fueras a levantar. También funciona para él, pues la contracción aprieta el pene del hombre y lo hace sentir un placer indescriptible.

 

El primer paso a la hora de estimular el punto G masculino es lograr sentirte cómodo. Darte un baño caliente previamente puede ayudarte a relajar el proceso.

Si quieres ir un poco más lejos, practicarte enemas no es algo alocado, y podrías optar por incorporarlos a tu rutina.

Una vez que estés listo para la estimulación, hay una cantidad de métodos diferentes a los que puedes recurrir, aunque lo mejor será mantener la simpleza si eres un novato: un dedo será suficiente para los principiantes.

En cualquier caso, será necesario que tengas la mano lubricada en forma abundante. Busca uno de esos lubricantes diseñados espacialmente para la diversión anal.

Se requerirá de un poco de experimentación para descubrir qué te gusta más en términos de estimulación.

Colócate de la siguiente manera: recostado de espaldas con tus piernas levantadas. Ahora que ha llegado el momento de la estimulación, ten en mente que las técnicas son numerosas. Algunos hombres disfrutan de embestidas suaves, y otros prefieren realizar una presión intensa y constante sobre la próstata.

Tal vez quieras combinar ambas técnicas o buscar algo completamente distinto. La clave pasa por darle a tu cuerpo la posibilidad de reaccionar y responder; tómate tu tiempo, el orgasmo resultante bien lo valdrá.

Es importante señalar que estos métodos pueden no resultar del todo agradables durante  la primera exploración, y es algo absolutamente normal. Siempre puedes volver a intentar a estimular tú punto G.

Creo que siempre es mejor ir poco a poco.