Para mantener a un hombre a tu lado, no basta con que seas una chica limpia, moderna, guapa,  divertida y tengas más dinero que él. Lo único que los mantiene contigo es el sexo que le des cada día.

El problema está precisamente en eso, al principio, fuisteis caliente, le entusiasmaban tus juegos sexuales y todo iba perfecto. El tiempo pasó y ya ves la relación normal, sin esfuerzos. Grave error, cariño, es ahora cuando tienes que sacar tu mejor lado, porque la novedad siempre es motivo de impacto, lo cotidiano logra el efecto contrario, separa a la pareja.

Sé que te cuesta trabajo ahora ser más fogosa, es lógico, ya es lo mismo, pero piensa, reflexiona, si no lo hacéis vos  lo hará otra y quedarás en el camino. En esto no hay truco, todas sabemos lo que hay que hacer, sexo y más sexo, ¿cómo lograrlo? Acude a tus fantasías.

Piensa con mucho cuidado, ¿qué ideas te excitan más?  Te daré algunas ideas: sexo con los ojos vendados, sexo con las manos atadas y sexo con dos en la cama, ¿te dicen algo? Ve pensando e imagina una relación homosexual con otra chica, o una orgía bien nutrida, desnudarte en la playa ante todos, follar en el parking o masturbarte en un vídeo para tus amigos.

Otra de las fantasías sexuales que más excitan es el de infidelidad, con un amigo, con su hermano y hasta con su padre, que hay cada papás por ahí que están más guapos que los hijos.

Prepara tus condiciones mentales para la hora de irte a la cama. Anímate y piensa en el sexo que tendrás con él, pues si te dejas llevar por los problemas, estos  se van a la cama contigo y tu vagina ni se entera de que hay un hombre a tu lado. Tienes que pensar en el sexo, prepararte para el sexo, solo así volverás a ser una chica caliente en la cama.

Mientras más queremos que no se metan en nuestra vida privada, más nos molesta que alguien esté pendiente de nosotros, lo hable con otros teniéndonos como centro de sus cotilleos o esté comparando nuestros acciones continuamente, que es otra manera de estar pendiente de nosotros.

Por otra parte, tal parece que hay personas que les encanta resolver los problemas de otros y se inmiscuyen en la vida ajena dando consejos, allí donde nadie les ha llamado. Esto a veces sucede porque quieren distraerse de sus propios problemas, que por supuesto, también tienen muchos,  o porque creen que saben cómo vivir su vida que consideran perfecta. También sucede algo peculiar, y es que a algunas personas les encanta hablar de los demás, pero nunca de ellos.

Evita los cotilleos
Evita los cotilleos

 De cualquier manera, si eres el blanco de personas que se meten en tus asuntos, es posible que no quieras que se involucren más en tu vida personal. La clave para mantenerlas alejadas de tus asuntos es seguir un enfoque de tres pasos: dejar de darles material para chismorrear, no hablar con ellos y luego eliminarlas de tu vida si es necesario.

Una manera eficaz de evitar que estén pendiente de ti, es sobre todo, ser más discreto en lo que hagas. Si la gente no te ve haciendo cosas que sean dignas de chismes, no tendrán nada de qué hablar y pueden salir de tus asuntos por su cuenta. Por supuesto que siempre le quedará la espina de conocer sobre tu vida, pero es mejor que se muerda su propia cola a que muerda la tuya.

Los casos más comunes que nos convierten en blanco de cotilleos son: la infidelidad y cambiar de pareja frecuentemente. ¿Cómo evitar que no hablen las demás sobre ti? Pues, amiga, sencillo, tu infidelidad mantenla oculta, si tienes que viajar a otra ciudad para tener tu relación, mejor aún, y en cuanto a los cambios de pareja, tampoco a nadie le importa, pero nadie sabe en qué momento necesitas que esto no se conozca mucho, por ejemplo, porque comienzas una relación con el hijo de una amiga de esas tías pendientes de los demás. Pues bien, no tienes que publicar en Facebook tus nuevas conquistas si solo serán una aventurilla, ¿no creees? Solo con decir que eres feliz, ya tienes suficiente para mostrar a otros tu estado, y mantienes muchos secretos que te harán más enigmática y más codiciada por los chicos.

¿Qué sientes por tu pareja, le amas o solo te gusta sexualmente? Existen millones de parejas en el mundo que no están enamoradas, pero se gustan tanto que pueden afrontar la batalla del tiempo sin claudicar.

En una pareja que se desean solo por el atractivo del placer, del cuerpo y del sexo, se ven situaciones que no se ven en las otras parejas que se aman de otra manera, con ese idílico sentimiento. Las infidelidades, por ejemplo, causan ira y dolor, no hay dudas, aunque algunos manifiesten que no les interesa porque su pareja solo tiene sexo”,  y no hay otro vínculo afectivo.

A los que así piensan, personas muy modernas y urbanas, hace falta decirles que en cuestión de parejas, el amor sí es necesario y es un vínculo muy fuerte, es cierto, solo que tiene un gran problema: el amor cambia con el tiempo y se acaba. Por lo tanto, la pareja ya no la miramos igual que cuando estábamos enamorados.

Deseo fuego de vida
Deseo fuego de vida

Otra cosa sucede con el deseo, ese que atrae tanto al sexo por el sexo. Siempre que se  busquen tácticas que  lo hagan creativo cuando  se convierte en rutina, algo nada complicado, el deseo se mantiene por mucho tiempo y persisten los deseos de estar con esa pareja.

Y por otra parte, recordemos lo que nos sucedió aquel día que tuvimos una frecuencia de sexo mágico, arrollador, bien apasionado y que luego nos quedó por un mes el recuerdo de ese cuerpo, esa boca y ese orgasmo. No vale decir que no les ha pasado, porque muy pocos son los desafortunados que no lo han disfrutado. Y aquello fue «solo sexo», ¡bendito sexo que deseamos a toda hora! Tan bien nos sentimos, que este es uno de los motivos por los que muchos chicos y chicas aseguran de que nunca se casarán, porque esas aventurillas sexuales valen su peso en oro, y todos somos unos caza fortunas.

Existen varias maneras de ser infiel, el grado de compromiso  no es igual en cada caso. Lo que sí es igual es la satisfacción que nos deja toda vez que nos involucramos en esos laberintos del goce, el miedo, la atracción, el deseo, y todo lo que trae una infidelidad mental, y si llega a ser corporal, ¡mejor aún!

Según los psicólogos que atienden problemas entre las parejas, las causas de la infidelidad tiene en muchos casos un antecedente: al fallar la felicidad en la pareja, se buscan vías de escape. La infidelidad es una de ellas.

La infidelidad cerebral es la que solo se encuentra en la mente. Ocurre en el 95% de las personas comprometidas o casadas, la imaginación se dispara cuando se ve a alguien que atrae espiritualmente o carnalmente pero solo se queda en una función muy agradable que llega al pensamiento en los momentos precisos. Las personas que buscamos para ese tipo de  infidelidad es un variopinto grupo del que escogemos lo que queramos: un artista, un vecino, un compañero de trabajo, el primo, el novio de la hermana, en fin, dejar vagar la imaginación por una relación cerebral, da una satisfacción plena, y está comprobado por los psicólogos. Es la más sana de las infidelidades, la más oculta y a la que le damos más morbo porque imaginamos  todo lo que queremos, sin ningún tipo de trabas físicas ni emocionales.

Infidelidades fuegodevida
Infidelidades fuegodevida

Existe otro tipo de infieles,  lo son pero solo emocionalmente con la persona escogida. En ésta sí hay una persona de carne y hueso que es cómplice de la trama pero solo se llega a simples roces, miradas, palabras, el miedo a ser descubiertos o la imposibilidad de llegar a más es el factor que la mueve. Sucede mucho entre alumnos y profesores, jefes y subalternos, parejas de familiares, vecinos, y amigos de un mismo grupo afin. Deja mucho morbo, la testosterona se dispara cada vez que se ven, que se cruzan las miradas y se recuerda para toda la vida.

Una relación ocasional es perfecta para consumar la infidelidad y “no dejar rabo”, se piensa, se disfruta a tope, se recuerda y mola mucho más de lo que imaginamos. Es la infidelidad ideal  para disfrutar todo sin riesgo. En las páginas de contacto es el factor que dispara las relaciones entre estas parejas.

La infidelidad duradera es otra cosa. En ella los sentimientos alargan el ciclo de aventura y se convierte en una relación más. Cuando se llega a este paso, o hay amor de por medio o demasiado deseo, es imposible romper porque se necesitan. Es el tipo de infidelidad que peligra en muchas cosas y trae consecuencias impredecibles.

7 1743

Quien diga que nosotros, los varones del universo terráqueo, no sufrimos, es un gran mentiroso. Nosotros lo tenemos muy mal también en cuanto a sufrir y llorar, aunque no caigan lágrimas de nuestros ojos. Esto que digo es la pura verdad, aunque las mujeres griten y griten que somos mentirosos, nosotros mentirosos, si ellas son las corruptas y las que más falsedades hacen en el mundo.

Los hombres también sufren por amor
Sufrir por amor

Tengo justificados motivos para expresarme así. Con solo un ejemplo lo diré, ¿se han detenido a ver alguna ver la TV basura? ¿Quiénes son las que forman todo el lío, quiénes son las infieles, las malas amigas, las ladronas de cuentas bancarias masculinas, las que reclaman y hacen lo imposible por cobrar una herencia, las que abandonan y dejan a todos colgados y las responsables de  tantos fracasos? Ellas, ellas y ellas.

Lo mejor de todo es que en el mundo se alzan las voces de las feministas asegurando que la mujer es maltratada y que el hombre, especie destinada a desaparecer, es un malvado y nunca sufre, ellas sí, las pobrecillas.

Pero nosotros sí sufrimos y mucho, ¿saben por qué causa? por las mujeres, solo por ellas.

Aquí expongo los distintos motivos, pues sufrimos por:

– Las chicas que no podemos alcanzar. Mirar a esas chicas guapísimas que se ven en el cine, en las redes sociales, en la calle y hasta en el edificio y no poder tocarlas es una tortura, de las peores.

La mujer que nos pone los cuernos. El hombre que desconoce tanta humillación no sufre pero los que sabemos que nos han dejado la cama caliente con otro cuerpo, a llorar a mares. Muchas de las parejas que mantienes aventuras lo hacen en fuegodevida, parejas que desean mantener una segunda vida paralela a la «realidad».

La corrupta que nos chupa el dinero de la cuenta bancaria. A veces son tan engañosas que nos engañan sin nosotros percatarnos  pero exprimen nuestra cartera y se llevan todo, o casi todo.

– La liberal, que nos dice en la misma cara que no servimos en la cama porque no ha llegado al orgasmo, ¿qué se cree ella, que nosotros no hacemos un buen papel? Pues sí, eso creen.

Impotentes. ¿Qué mayor martirio para un hombre que estar con una chica guapísima a reventar, en la cama, y no levantar presión en el pene? Vamos, que es para llorar y llorar.

– No tener dinero para darle sus gustos. ¿Quieren cenas lujosas? ¿Quieren el mejor abrigo del mercado? ¿Que un coche nuevo? Ay, qué dolor, no poder tener miles de euros para darles sus gustos y que caigan rendidas a nuestros pies.

En este caso las mujeres, cuando tienen una aventura extramatrimonial puede ser diversos motivos y eso hace que haya varios tipos de amantes que aportan distinto fuego interior a las mujeres. Es evidente que el tener un amante implica un engaño en la pareja, y vamos a enumerar algunos teniendo en cuenta la función que realiza este romance a la mujer:

 –Tener un amante sin más: es habitual, aunque no lo parezca aparentemente, encontrar mujeres que realizan sexo con algún hombre que no es su marido sin más. En su relación con este hombre que no es su pareja habitual el componente emocional no aparece y simplemente se trata de una necesidad fisiológica.

Tener una aventura para cubrir un vacío emocional: cuando las cosas no van bien en un matrimonio la mujer decide que puede cubrir sus necesidades básicas teniendo un amante. Una mujer puede buscar un amante para cubrir una necesidad de afecto, o de sentirse querida y valorada o también a veces para cubrir una necesidad económica.

Cuando la aventura se convierte en enamoramiento: es el caso más difícil de resolver porque los sentimientos han cobrado importancia y se convierten en los protagonistas dejando el sexo en un segundo plano. Cuando de una infidelidad pasamos a un deseo de compartir la vida con esa persona, estaremos en un dilema que necesitará poner en la balanza los pros y los contras de cada relación y decidir en base a lo que nosotros queremos, con lo que vamos a estar más satisfechas.

Tengo una amiga que hace algún tiempo descubrió como perdía la satisfacción sexual con su pareja y acudió a las fantasías sexuales con un desconocido.

Este caso no es nuevo y muchas mujeres lo llevan a la práctica, pues aunque amen a sus parejas, han perdido poco a poco por la costumbre la estimulación erótica. Hay algunas que fantasean con artistas, viejos amores, vecinos, amigos y hasta con desconocidos, como es el caso de mi amiga.

Emilia, que es el nombre de la protagonista de esta anécdota, se encontraba a veces, camino a su casa, a un hombre sentado en un banco del parque. Era un hombre mayor, pero había algo en él que le motivaba a admirarlo. Poco a poco se fue prendando de su figura, y terminó siendo el blanco de sus deseos sexuales. Imaginarlo con ella en lugares insospechados y realizando un sexo que nunca había tenido, la estimulaba tanto, que al llegar el momento de estar con su esposo, le venía la la mente su fantasía y aceleraba su placer.

Nunca supe su nombre pero fue su amante secreto y así  impidió que su matrimonio cayera en la infidelidad carnal, aunque me confiesa, que tanto se embulló con el desconocido que hubiera caído rendida a sus pies de él habérselo propuesto.

 

Si has recibido la noticia de que tu pareja te es infiel ¿qué harías de inmediato? Bueno,yo te daré algunos consejos para olvidar la infidelidad, porque estos tiempos no están para ir regalando lo que tú dejas, ¿no crees?

-Vete de compras, pero ten mucho cuidado y paga con la tarjeta de tu marido, así sabrá por tu reacción que te has enterado pero que no piensas ceder. En definitiva, tú eres la que merece gastar su cuenta bancaria.

-Pedirle unas vacaciones juntos a un lugar bien lujoso y caro, por supuesto, lo más cercano a su economía máxima. Si te acepta el viaje, aprovéchalo y disfrútalo porque está bien embullado con la otra.

-Revisa las páginas de contactos y coloca tu perfil en la que te sea más provechosa, o en varias. No hay nada como un buen desquite a conciencia