acciones

Conocí hace poco la anécdota de la conocida parada de Terol en mi pueblo, y como es curiosa y simpática, quiero contarla porque puede sucederle a cualquiera.

Terol era un fabricante de vino de un pueblo que prefiero omitir, y tenía por esposa a la Carmina,  manipuladora, fría, cotilla, y otras cosas más que se dan en algunas mujeres amargadas. Pero Terol era alegre, sociable y necesitaba vivir una pasión.

Así conoció a Maruja, una mujer muy linda que todos admiraban y comenzó el romance. Pero un día, no pudiendo aguantar los deseos de tener sexo, la invitó a su casa cuando su mujer iría a visitar amigas.

Todo iba de maravillas en aquel cuarto que solo conocía penas. caricias, cuerpos desnudos, mordidas, besos, y ya solo faltaba el mejor momento para llegar al orgasmo. Terol estaba con su pene en el mejor momento, y ya a punto de penetrar a Maruja, mientras la desnudez de ambos propiciaba más la excitación y pasó lo que pasó. De momento, se abrió la puerta y ahí  estaba la Carmina, desafiante, que se había olido algo y había inventado la visita a las amigas.

Lo sucedido, es de imaginar. Los gritos de los tres,  la Carmina golpeando el bello cuerpo de Maruja, Terol clamando calma pero, los nervios le jugaron una mala pasada y su pene quedó excitado. Y así fue lanzado a la calle por su esposa, junto a su amante para que todo el pueblo los viera en su pecado.

Nada más, solo que por una semana, Terol tuvo que sufrir la posición horizontal de su pene ante las burlas de todo el pueblo, y hasta llegó a ser ingresado en un hospital para tratar ese problema.

¡Ah!, y había olvidado que justo en la esquina de su casa, había una parada de autobús, desde entonces, y de esto hace 50 años, todos piden al chófer que les deje en la parada de Terol. Es de imaginar las risitas que siempre trae la solicitud de tal parada de autobús en su recorrido por el pueblo.

16 2776

A veces resulta que en una relación sexual se aprecia una gran diferencia porque una de las partes va en un cohete y la otra va en bicicleta.

La explicación está clara: uno muy fogoso y otro más pasivo. No importa quien lleve la delantera, si el hombre o la mujer, pero esta pareja corre el riesgo de quedarse en el camino.

Las diferencias entre ambos miembros están marcadas no por el deseo sino por la acción, y puede ser porque alguno no está preparado para esa experiencia por conductas familiares y sociales anteriores. En estos casos, la conversación y el hablar seriamente entre ambos, es la mejor solución para enfrentar los miedos, y ayudarse mutuamente a ir más parejos.

Si no hay conversación y entendimiento, lo mejor es separarse porque solo se busca la satisfacción individual y no de ambos a la vez.

Ser infiel ya no es pecado, aunque en los famosos mandamientos se diga. Los infieles para buscar puro sexo en otra relación lo ven como una actitud que no influye en los sentimientos, sino en el placer.

Algunas parejas llegan incluso al intercambio con otras primando esta condición, y poniéndose como premisa no llegar a intimar con la otra persona para no afectar la pareja estable. Cuando se realiza este intercambio, no se habla nunca de infidelidad.

Por supuesto, que en cuestiones del morbo, se ve distanciado del afecto de cariño y amor, pero no son pocos los que han caído en las garras del sentimiento y ha hecho peligrar, o fracasar, la estabilidad que se tenía.

Ese tipo de pareja que se atreve a intercambiar debe estar muy segura de sí misma, o de lo contrario puede caer en ese vacío que va más allá de las relaciones sexuales. Y por supuesto, es un riesgo que se corre aunque haya seguridad plena.

 

11 2266

Estás deshecha, porque las cosas te han salido tan mal que no sabes cómo salir de esa situación y para colmo, hay una voz dentro de ti que te repite lo inútil que es arreglar tu vida.

Pues mira, amiga, si tu caída es tan grande, piensa bien en esto: lo mejor es no lamentar el error, y sacar provecho de lo positivo.

La solución está en ti, en convencerte primero de que perdiste y no culpar a nadie. Cuando estés segura de eso, sigue pensando y busca cómo salir del hoyo en que estás metida. Es posible que te parezca terrible afrontarlo, y que nunca podrá pasar ese golpe, pero nada es eterno, ni siquiera los fracasos si te empeñas en ello.

Trázate de inmediato una estrategia, buscar la salida del laberinto y volver a respirar aire es de personas inteligentes a las que todos admiramos.

Levántate cada día con mejor ánimo, no te dejes vencer, las personas triunfadoras también han tenido caídas, pero siempre, repito, siempre, han sabido levantarse, y tú puedes también.

0 905

¿Sabes que el miedo es uno de los estímulos que hace que el organismo reaccione de miles de maneras diferentes? O parálisis o excitación, y a veces, lo menos pensado.

Esta reacción es una emoción caracterizada por un sentimiento intenso, que generalmente es algo muy desagradable, se refleja tanto en personas como en animales. Esto se produce antes la percepción de un peligro, ya sea real o no y constituye un mecanismo de supervivencia y de defensa para el individuo.

Cuando se tiene miedo, el cerebro envía un mensaje a las glándulas suprarrenales que son las situadas en las proximidades de los riñones y las que producen la adrenalina. Este aumento de adrenalina eleva a su vez el ritmo cardíaco; las pupilas se dilatan de manera que se ve mejor; las vías respiratorias se ensanchan, por lo que se respira más profundamente; los músculos reciben más sangre y se mueven mejor.

Gracias a la afluencia de adrenalina se puede llegar a ser muy fuertes durante un tiempo determinado: correr más rápido, saltar más lejos y desplazar cargas pesadas. Aun siendo personas débiles se desata una emoción de lucha, de huida y la evitación del dolor.