ojos vendados

Para mantener a un hombre a tu lado, no basta con que seas una chica limpia, moderna, guapa,  divertida y tengas más dinero que él. Lo único que los mantiene contigo es el sexo que le des cada día.

El problema está precisamente en eso, al principio, fuisteis caliente, le entusiasmaban tus juegos sexuales y todo iba perfecto. El tiempo pasó y ya ves la relación normal, sin esfuerzos. Grave error, cariño, es ahora cuando tienes que sacar tu mejor lado, porque la novedad siempre es motivo de impacto, lo cotidiano logra el efecto contrario, separa a la pareja.

Sé que te cuesta trabajo ahora ser más fogosa, es lógico, ya es lo mismo, pero piensa, reflexiona, si no lo hacéis vos  lo hará otra y quedarás en el camino. En esto no hay truco, todas sabemos lo que hay que hacer, sexo y más sexo, ¿cómo lograrlo? Acude a tus fantasías.

Piensa con mucho cuidado, ¿qué ideas te excitan más?  Te daré algunas ideas: sexo con los ojos vendados, sexo con las manos atadas y sexo con dos en la cama, ¿te dicen algo? Ve pensando e imagina una relación homosexual con otra chica, o una orgía bien nutrida, desnudarte en la playa ante todos, follar en el parking o masturbarte en un vídeo para tus amigos.

Otra de las fantasías sexuales que más excitan es el de infidelidad, con un amigo, con su hermano y hasta con su padre, que hay cada papás por ahí que están más guapos que los hijos.

Prepara tus condiciones mentales para la hora de irte a la cama. Anímate y piensa en el sexo que tendrás con él, pues si te dejas llevar por los problemas, estos  se van a la cama contigo y tu vagina ni se entera de que hay un hombre a tu lado. Tienes que pensar en el sexo, prepararte para el sexo, solo así volverás a ser una chica caliente en la cama.

La experiencia excitante del sexo con los ojos vendados no deja lugar a dudas, mantiene altísimos los niveles de hormonas sexuales a toda altura, sin quitar ni poner nada más.

Solo necesitas que quieras enriquecer el contacto con algunos objetos para desplazar por la piel, como plumas, flecos, tiras de terciopelo o de lana, la pulpa de una fruta jugosa( plátano, fresas, o uvas).

Para lograr la mayor excitación, la caricia de esas superficies suaves por la piel se combinan con golpecillos un poco más picantes, para lo que puedes usar un cepillo o una naranja partida en dos. Los pezones son especialmente sensibles a los arañazos lentos y suaves, como mismo son sensibles para las superficies húmedas y suaves.

Otra de las maneras de lograr la excitación más ardiente con los ojos vendados de tu pareja, es rozarle la piel con besos o con esos pequeños objetos, pero hacerlo en el cuello, el abdomen, el interior de los dos senos, el interior de los muslos y recrearte un tiempo prolongado en esas zonas. Como su deseo es ir más allá, querrá a toda costa que acabes de llegar a los pezones y a su vagina, pero demorarás ese momento.

Con el paso de los minutos, la temperatura sube en ambos, pero debes mantener la calma y solo llegar a morderle los pechos y la vagina solo cuando ya casi estés a punto. Y para que no te tache de tener una relación sexual poco picante, hazle ver que la penetras solo cuando ella casi te lo pide, porque antes has gozado y le has hecho gozar como nadie.

A las mujeres se les conquista con un buen sexo, que para ellas se entiende con muchos preliminares y con la excitación en límites extremos.

¿Qué está sucediendo en tu relación sexual?, ¿has notado que ya no son tan calientes como antes? Perfecto, te has percatado de que las cosas no marchan ya tan bien, aquí es necesario que tengas ante tu vista esta palabra, «peligro».

Peligro porque:

        – Llegó la tan odiada rutina.

        – Se acabó la ilusión con tu pareja.

        – Están al llegar los malos gestos, las peleas, las inconformidades.

        – Un tercero/a aprovecha esta frialdad para entrar en medio de la relación.

Es el momento de actuar con potencia, esa es la palabra, porque a tanta conformidad de los días en la cama, se acaba el brío que tanto necesitas para mantener la relación sexual con tu pareja bien condimentada.

Sexo en pareja
Disfruta del sexo

Te aconsejo seguir estos pequeños trucos, han dado resultado a muchos y a ti te van a servir también para levantar de nuevo el arrebato por el sexo y que disfrutéis los dos a plenitud.

Masturbación en pareja. Es una de las fases más subidas de tono en medio de la relación sexual.

– Vendas para los ojos. Prueba este juego sexual, te aseguro que tanto uno como  el otro gozarán mucho más.

– Masajes en el cuerpo estando los dos desnudos. A veces la desnudez ni siquiera se convierte en motivo de bomba sexual porque ya están acostumbrados a verse. Pero un masaje suave por todo el cuerpo, en medio de la cama, con un ambiente propicio, funciona. Importante es no llegar al sexo nada más empezar los masajes, hay que dar tiempo a que el cachondeo esté bien alto.

– Háblale en la cama con frases bien picantes. Es algo tan sencillo que a veces lo olvidamos. Las frases picantes antes de llegar al sexo provocan más placer y elevan la temperatura.

 

 

1 801

Si lo has probado todo o casi todo, lo que te hace falta ahora es probar tener sexo con los ojos tapados, y puedes estar seguro que los dos o los tres, van a sentir una sensación extrañísima que les llena de morbo.

El que no sepas a donde vas a dirigir tus manos, ni qué se pondrá ante tu boca ni cómo harán las posturas, además de elevar la excitación, produce situaciones humorísticas que les harán reír y disfrutar más de lo que está ocurriendo. La relación sexual necesita también de ese misterio, y de esa alegría que puedes lograr si nadie puede ver y sin embargo, están locos por hacer.

Las experiencias de quienes lo han vivido son muy agradables, pues hablan de cosas que nunca habían hecho, y de cómo hay quién se pierde, y se cae dela cama, o del sofá, o tropieza con muebles, en fin, es una manera de jugar un poco a que el orgasmo tenga otros incentivos que no había conocido.

¿Qué os parece chicos, se atreven a vendarse los ojos para tener sexo?