coito

Solo pensando en el logro pleno de la relación sexual, excita a los dos miembros de la pareja, porque su éxito reside en la complicidad y comunicación de los dos. Cada uno debe expresar sus gustos, prioridades y preferencias sin miedo a pensar en que la relación vaya al fracaso.

Consejos para las relaciones sexuales
Consejos para las relaciones sexuales

Por otra parte, el hombre debe aprender a decir si no le apetece algo que se dé en la relación sexual , al igual que la mujer, porque solo así logra pasar bien esas horas, todo lo contrario ocurre cuando uno de los dos no está satisfecho con lo que suceda.

Un ejemplo muy preciso es cuando el hombre quiere hacer el sexo griego y la mujer no, le duele o no le gusta ser penetrada por detrás. O cuando la mujer le besa las tetillas al chico o le acaricia las glúteos, para algunos chicos estas son partes eróticas femeninas, aunque está comprobado de que también ellos sienten placer en estas zonas de su cuerpo.,

Los estereotipos sexuales que minan aún a muchas relaciones, hablan de que la inapetencia sexual es un problema exclusivo de la mujer, y no es así. La inapetencia o bajo deseo sexual afecta por igual a hombres y mujeres, que actualmente están sometidos al mismo ritmo de vida. Estereotipos que hacen que el hombre lleve a cabo el acto sexual aunque no tenga motivaciones, porque si no lo hace, pierde su hombría.

Tanto hombres y mujeres, tenemos momentos en que no respondemos sexualmente. Naturalmente, este periodo difiere de unas personas a otras, pero es un hecho que se da constantemente. El estrés, la ausencia del deseo, la poca atracción por esa pareja, son algunos de los motivos por los que no se desea llegar al coito. Por otro lado, cuando nos lanzamos al disfrute con todo, el sexo sale más excitante.

Suman miles los hombres que buscan el empleo de pastillas para favorecer su potencia sexual. Conocidas como pastillas afrodisíacas por algunos, lo cierto es que esa medicación no es la solución para mejorar el deseo.

El rendimiento sexual masculino, estimulando los vasos dilatadores, tiene una función específica, que es mejorar el riego sanguíneo en los cuerpos cavernosos que conforman el pene, los causantes de la erección. Pero erección y deseo parece que no siempre no van juntos, algo que está comprobado al ingerir pastillas porque la estimulación perneana por químicos es solo biológica, no cerebral.

Pastillas para el amor
Pastillas para el amor

Los médicos han alertado el consumo excesivo de fármacos que potencian la erección, el problema está planteado por utilizarlos sin que sea necesario, solo por el deseo de mantener por  mucho tiempo la potencia sexual.

 Si el hombre se siente más potente al tener una erección más prolongada, no sucede igual con la mujer. Una relación sexual en la que solo existe el deseo de prolongación y no el placer como verdadero incentivo, se convierte en un fastidio para el sexo femenino. El hombre insiste en mantener la penetración sin parar, la mujer sufre por esa prolongación que reseca la vagina y el coito deja de ser una experiencia agradable.

Además, hacer uso las pastillas para mantener la función del pene en el acto sexual, se estudia como la causa de otras dependencias. Por ejemplo, si no se acude en otra ocasión a la misma vía de escape, no se logra la erección por vías normales.

El consejo es, ante todo, no abusar de este método artificial para mejorar el riego sanguíneo del pene, algunas disfunciones en el futuro se relacionan con el abuso de estas pastillas. Y si esto no basta, vale preguntar, ¿es mejor sexo con deseo por el solo hecho de mantener una imagen de hombre muy viril? La pregunta está abierta, la respuesta bien vale la pena analizarla.

Mientras más se decide la mujer a masturbarse, más fogosidad tendrá en el momento del coito con una pareja, según estudios publicados en el Journal of Sex & Marital Therapy.

Las mujeres que se masturban para autocomplacerse en solitario, sienten más deseos de acrecentar su deseo sexual en pareja pues quieren probar ese placer en compañía, lo que por supuesto, les favorece más la excitación al sentirse también deseadas.

Además, masturbarse mejora la confianza que tiene cada una de sus propios deseos y zonas erógenas al buscarlas y excitarlas. El repertorio sexual de las mujeres que se deciden a masturbarse es mucho más variado. Se atreven más a otras prácticas eróticas y el orgasmo lo logran con más deseos que las que se mantienen inhibidas.

Otra de las ventajas que tienen es que suelen hablar con sus parejas sobre sus gustos sexuales porque pierden las inhibiciones poco a poco y como a veces lo realizan para darse el gusto, quieren disfrutar esa misma experiencia en la relación.

En una encuesta realizada a un grupo de mujeres, la mayoría lo considera relajante, mientras que solo una pequeña minoría lo ve como una vergüenza en estos tiempos, como consecuencia de las reminiscencias que han quedado del pasado oscurantismo en la vida sexual femenina.

12 2824

Para los que buscan tener sexo sin compromiso, y solo gozar a tope una relación sexual están en el siglo correcto. Por suerte, ya no es necesario vivir escondidos ni siendo el centro del cotilleo por no querer vivir con una pareja de manera estable.

Estábamos impacientes porque se destapara públicamente la posibilidad de encuentros sexuales donde solo existiera placer sin tener que llegar a vivir con quien puede ser, a la larga la más fastidiosa de las relaciones de convivencia.

Las relaciones sexuales ocasionales permiten disfrutar a puntos extremos, pues no hay vergüenza para después, ni tampoco estar pendiente de la vida de la pareja escogida, todo está envuelto en el misterio del deseo, y queda perfecto para que se goce mucho más. No hay en ellas ni reproches, ni planes no cumplidos, ni mentiras estudiadas,.. nada, solo coito y aprovechar el tiempo.

3 1383

Da igual que sea ella o él quien tome las riendas del sexo, ya es hora de terminar con los tabúes que afloran aún dando protagonismo solo a los hombres.

Las mujeres se han liberado de la los mitos y son tan decididas como ellos, incluso, con el poder de seducción que son capaces de lograr benefician la relación sexual, pues logran emparentar ¡al fin! el placer femenino con el masculino.

A los hombres les está agradando mucho que sean las mujeres las que se lancen a estos efectos atrevidos, y sus consecuencias son notables en todos los casos. Son más lanzadas, estudian más la situación porque se documentan, buscan creatividad y sobre todo, saben recrear los preliminares.Visto así, creo que deberían siempre ser ellas las que se atrevan a tomar las riendas del coito, seguro que la libido sube más en los dos y por supuesto, el placer se acrecienta en ambos.

Si eres atrevido, seguro que quieres imitar con tu pareja las sesiones que ves en las películas pornográficas y que tanto molan a ambos. Y yo te pregunto, ¿te ha dado resultado?

Basado en mi propia experiencia te diré que lamentablemente, no es tan así como se piensa. Estas escenas bien calientes y llenas de fuego de vida, resultan geniales para despertar la libido, para recrearse con ellas como fantasías sexuales estimulantes, pero si sigues sus pasos, forzarás una relación sexual que se verá como copia, no como pasión que sale de tus deseos.

Cuando vayas al coito, hazlo con toda tu pasión a flote, con el cuerpo hirviendo, pero trata de ser tú, si hay algo que quieres hacer nuevo puedes probar, pero no llevar a tu cama todo lo que ves y que te sirve muy bien para excitarte, porque lo demás parte de ti, de tu propia iniciativa, y esa es la mejor parte de una relación sexual. No llevar patrones a la cama, dejar que todo fluya, es el secreto luego de ver escenas eróticas que calientan a todos.

3 1506

El sexo masculino le está ganando la partida a las mujeres en ser objetos de lujo para el sexo. Los que así  e consideran cuidan su apariencia y ejercitan su cuerpo para convertirse en hombres  muy deseados y a la vez, caros.

Las prostitutas de lujo son muchas veces modelos, profesionales, estudiantes universitarias, y cuidan su cuerpo y su manera de vestir al detalle. Los hombres andan por el mismo camino: son limpios, elegantes, muchas veces musculosos y de buena presencia, y aunque no sean precisamente profesionales e inteligentes como las mujeres, saben muy bien sacar partido a sus encantos mejor que ellas.

Ser un hombre codiciado por su presencia y su trato con las mujeres,  te convierte en un exquisito manjar para cualquier tipo de mujer, y si ésta se decide a buscar tus servicios, debes ser más creativo y cariñoso, ellas se sienten atraídas por el aspecto físico, pero después quieren que les hagan sentir mucha energía sexual. Muchas caricias, mamadas, alargamiento del coito, son las claves para que tu atractivo sexual sea mayor en la cama.

Aunque para muchos sea sinónimo de cama, la sexualidad va más allá del coito como tal porque no es solo acostarme para relaciones de penetración. Incluso, hay personas que lo viven intensamente sin llegar al orgasmo.

Sexualidad es también miradas picantes, besos, caricias, llamadas telefónicas, sutiles toques de los cuerpos, y sin llegar al coito que termina en el orgasmo, pueden dejar mejores emociones porque quedan los placeres sin agotarse.

Lamentablemente, sobre todo los hombres, no se resisten a pasar de inmediato a la finalidad del acto sexual, mientras que las mujeres prefieren más esta sexualidad rica en experiencias maravillosas para los sentidos. Ésta es una de las principales diferencias sexuales entre los dos sexos.

La ninfomanía es un trastorno sexual, que denota raíces psíquicas y biológicas. Se manifiesta con el deseo exacerbado de la mujer a tener relaciones sexuales en busca del placer. El disfrute está en el cambio de pareja constante, no en las veces que realiza el coito.

Casi siempre están contentas sin motivos, aunque no se les puede decir que sean dementes. No tienen criterio de selección de pareja, cualquiera les parece bien. Por lo general, son muy coquetas y se sienten superiores al resto de las mujeres.

Entre las causas psicológicas que se asocian a este tipo de trastorno están el complejo de inferioridad, sufrir rechazo sexualmente, ser objeto de alguna violación en edades tempranas de la vida, entre otras. Todo esto desemboca una acción de defensa, pero llevada a los extremos.

La ninfomanía puede catalogarse como enfermedad cuando se convierte en una conducta incontrolable que afecta su vida cotidiana. Sus relaciones sexuales provocan sentimientos de culpa y arrepentimiento, y en muchas ocasiones se realiza con desconocidos.