amor

¿Qué sientes por tu pareja, le amas o solo te gusta sexualmente? Existen millones de parejas en el mundo que no están enamoradas, pero se gustan tanto que pueden afrontar la batalla del tiempo sin claudicar.

En una pareja que se desean solo por el atractivo del placer, del cuerpo y del sexo, se ven situaciones que no se ven en las otras parejas que se aman de otra manera, con ese idílico sentimiento. Las infidelidades, por ejemplo, causan ira y dolor, no hay dudas, aunque algunos manifiesten que no les interesa porque su pareja solo tiene sexo”,  y no hay otro vínculo afectivo.

A los que así piensan, personas muy modernas y urbanas, hace falta decirles que en cuestión de parejas, el amor sí es necesario y es un vínculo muy fuerte, es cierto, solo que tiene un gran problema: el amor cambia con el tiempo y se acaba. Por lo tanto, la pareja ya no la miramos igual que cuando estábamos enamorados.

Deseo fuego de vida
Deseo fuego de vida

Otra cosa sucede con el deseo, ese que atrae tanto al sexo por el sexo. Siempre que se  busquen tácticas que  lo hagan creativo cuando  se convierte en rutina, algo nada complicado, el deseo se mantiene por mucho tiempo y persisten los deseos de estar con esa pareja.

Y por otra parte, recordemos lo que nos sucedió aquel día que tuvimos una frecuencia de sexo mágico, arrollador, bien apasionado y que luego nos quedó por un mes el recuerdo de ese cuerpo, esa boca y ese orgasmo. No vale decir que no les ha pasado, porque muy pocos son los desafortunados que no lo han disfrutado. Y aquello fue «solo sexo», ¡bendito sexo que deseamos a toda hora! Tan bien nos sentimos, que este es uno de los motivos por los que muchos chicos y chicas aseguran de que nunca se casarán, porque esas aventurillas sexuales valen su peso en oro, y todos somos unos caza fortunas.

2 1567

 

¿Qué buscamos las mujeres en un hombre? Son muchas las cualidades y características que exigimos en la búsqueda del hombre perfecto. Que sea guapo, inteligente, atractivo, simpático, responsable, con sentido común… pero  realmente a la hora de la verdad todos los prejuicios caen cuando conoces a alguien que te hace sentir esa sensación que llamamos feeling.

No importa como sea él, sólo importa que te haga sentir especial. Hay una cosa en la que coincidimos todas las mujeres, queremos un Hombre. Esas personas que intentan ligar a base de  chistes y gracias acaban siendo insoportables. Desde aquí lanzamos el mensaje a todos aquellos hombres que utilicen estas técnicas de seducción: Queremos un hombre no queremos un BUFÓN.

Si quieres filtrar en cierta medida los chicos que te gustan y no encontrarte con “bufones”, utiliza las páginas de contactos como  Fuego de Vida y sus búsquedas rápidas de hombres, donde podrás especificar qué tipo de hombre deseas.

A continuación os presentamos una postura ideal para hacer el amor y disfrutar los dos por igual. No es necesario poseer unas técnicas acrobáticas impresionantes pero sí cierta condición física.

El nombre de la postura es Fuego de Vida.

Sigue los pasos:

Ella: Siéntate en el borde de la mesa.

Él: Permanece frente a ella con las piernas levemente arqueadas.

Ella: Agárrate a su cuello y eleva las piernas por encimas de sus hombros.

Él: Aférrate a sus glúteos y empieza a moverte al ritmo que más os guste.

Las sensaciones que sentiréis en esta increíble postura os hará repetir la velada.

Posturas sexuales en Fuego de Vida
Fuego erótico, fuego de vida.

5 1888

Pocos son los admirados por una conversación grata y fluida, pues pecamos muchas veces de no encontrar en punto exacto en una charla: saber hablar y saber escuchar.

Al hablar, se ha de ser preciso, tratar de economizar palabras y utilizar las que mejor expresen el contenido. Al escuchar, hay que saber prestar atención, no mirar para otro lugar, comentar o preguntar cuando sea necesario, y demostrar educación ante todo. Depende de la personalidad del que comparte con nosotros, así será la manera de expresarnos.

Mejorar la comunicación es un arte que hay que saber limar, incluso, se, puede aprender en cursos que a disposición de, los interesados existen en muchas ciudades y que puedes encontrar con facilidad en internet, sobre todo, aquellas personas que desean triunfar en sus relaciones sociales. No hay dudas de que algunas se deterioran por esta causa, el tono de voz, el volumen, la fluidez y saber escuchar se puede aprender si no se ha adquirido la suficiente soltura para llevar a delante una buena conversación.

7 2116

Desde siempre se ha pensado que el sexo ocasional es algo que se ha atribuido a los hombres, mientras que las mujeres parecen preferir mantener relaciones sexuales más estables.

Pero lo cierto es que preferir no tiene nada que ver con excluir. Esto se explica matizando que cuando una persona prefiere una opción no significa que no le guste la otra. Sólo quiere decir que se elige una pero sin despreciar la otra opción.

De ahí que, generalmente, se les otorgue a las mujeres la preferencia por el sexo estable, no significa que en un momento dado, y según qué circunstancias, puedan optar por el las relaciones sexuales ocasionales.  

Del mismo modo, la mayoría de los hombres aunque les guste mucho el sexo ocasional, casi todos se decantan por mantener relaciones sexuales estables con parejas también estables.

Las dos formas de entender las relaciones sexuales tienen sus pros y sus contras. El sexo ocasional tiene como positivo la excitación que produce lo nuevo, la aventura, el cambio, la ausencia de compromiso.

Y entre las desventajas podemos destacar que hay un mayor riesgo para contraer enfermedades de transmisión sexual, la falta de compromiso emocional, que implica un menor apego hacia la sexualidad del otro.

El compromiso emocional que conlleva tener relaciones sexuales estables con la misma persona da garantía para conseguir una relación más cariñosa y más placentera.

4 1498
Si me preguntan cuándo sé que mi pareja de veras me quiere, respondo que si veo que me admira, esa admiración es amor sin dudas, que los deja fascinados y ayuda a la buena relación.
Siempre debemos admirarnos ante el ser que amamos, esto mantiene viva la llama, sorprende a la rutina y mantiene latente el placer de estar juntos.
Cuando conocemos a una pareja potencial siempre existe algo que admiramos, puede ser:
– ¡Me encanta su sonrisa!
– ¡Tiene un olor exquisito!
– ¡Me gusta como habla!
– Antes me caía remal y ahora siento que me ha sorprendido.
– Habla con tremendo encanto.
Para mantener el amor, hay que mantener la curiosidad, la sorpresa, el cambiante modo de ver las cosas y de enfrentarlas. Si sabes lo que tu pareja admira en ti, cultívalo, mejóralo para que cada día recuerde por qué te ama.

 Despojados de todos los prejuicios, existen dos razones válidas para no separase de la pareja: el amor y el sexo. Para evitar una ruptura, es preciso tener esto en cuenta.

Realmente, en cualquier amor, el afecto y el interés por la persona amada es un componente esencial. Si no está presente el cariño, lo que parece amor puede no ser más que deseo. En muchos casos el afán por tener sexo, o por obtener riquezas, poder o prestigio social puede hacer que una persona finja querer a otra para conseguir sus objetivos.

Como el deseo sexual y el amor pueden ser apasionados y venir juntos es difícil distinguirlos en función de la intensidad con que se sienten. Quizá el rasgo que los diferencie sea la solidez que se esconde detrás del sentimiento. El deseo sexual suele ser más restringido y se desvanece más rápidamente, en cambio el amor es una emoción más compleja y constante.

El deseo de conocer sexualmente a una persona se configura únicamente en el camino de la atracción física y la sensualidad, no por la vía espiritual. El amor puede o no incluir el ansia apasionada de consumar la relación, pero el respeto por la persona querida es una condición o presupuesto de primer orden.

7

¿Acaso alguien no lo ha tenido? Ese amor de verano, no importa si fue de niños, de jóvenes, de adultos, incluso en la edad madura, el amor de esta estación del año es uno de los mejores recuerdos para todos.

Siempre recordamos por diversas causas aquel chico o chica que compartió con nosotros aunque fuera un día de verano, y ..¡nunca más volvimos a ver!, o, en el mejor de los casos, nos encontramos ligeramente en algún otro momento. Pero de que se quedó escondido en nuestra mente, eso es seguro.

Luego, escuchando una canción, o al oír mencionar ese lugar donde  se vivió la ilusión, el corazón nos late de manera distinta. A veces, solo basta encontrarnos solos otro verano para echar de manos ese tiempo atrás donde las ilusiones fueron tantas.

Conozco personas que incluso no llegaron a realizar contacto físico con esa otra persona, pero con solo sentir la emoción de ver a quien les llenaba de inquietudes sexuales, llenaron esos días  para toda la vida.

Nada, que aunque ese amor… excitante,  misterioso, reservado, placentero, ardiente,… (como quieran llamarle), sea ya solo historia, vive aún en nuestra mente, para siempre. Y hay quien se atreve a decir que ese fue»el amor de su vida».Como ves, otra de las ventajas del verano.

9 1775

Viví una experiencia traumatizante con un chico que resultó ser un ermitaño después de llevar algunas semanas de relación de pareja. Por supuesto, tuve que renunciar a él.

Una de mis mejores amigas me alertó sobre la posibilidad de no ser lo mejor para mí, pero no sabía hasta dónde me iba a afectar la vida, y la posibilidad de tener a mi hombre en la casa y no tener que gastar dinero en salidas para poder disfrutar del cariño de mi chico,me dejaba ciega. Pero es que eso no era todo.

Las vacaciones, quería dormir la mañana y se acostaba tarde frente al ordenador o a la tele, y las tardes, se dedicaba a leer. Y yo, esperaba algunas emociones, que sí llegaban, pues teníamos buen sexo, pero hasta eso llegó a aburrirme: siempre lo mismo, la misma casa, la misma cama… y tenía que inventar para salir a hacer compras obsesivas, pues de otra manera no tenía ilusión a nada.

El resultado fue el esperado: se acabó el amor, y hasta el día de hoy no he sabido de él nunca más.

0 878

Definitivamente las relaciones de hoy no son iguales a las de los años atrás. Las de hoy tienen, (que las de años atrás no tenían), un fuerte componente individual que les permite a cada uno tomar decisiones sobre sus vidas.

El que las parejas de hace décadas duraban más tiempos juntas no significan que eran mejores parejas o que se amaban más. Lo que pasaba era que tenían más fuerte  el nivel de compromiso que mantenía el vínculo.

Hoy las parejas tienen el permiso social de poder rehacer sus vidas e intentar una relación nueva que les devuelva su dignidad como ser humano. Ya no interesa el qué dirán, ni resulta un escándalo social para una mujer ser madre divorciada, o divorciarse y casarse tantas veces sean necesarias hasta encontrar a la persona ideal.

En generaciones anteriores, muchas parejas permanecían unidas por muchos años, y a veces, de por vida, por tener en conjunto una familia a la que se debían aunque el amor hubiese muerto desde hace muchos años. La mayoría de las veces, esas relaciones habían surgido por compromisos. familiares.

El problema más agudo que tiene el amor, es que cuesta mucho dolor compartirlo. Esto resulta problemático y doloroso, en dependencia de la posición en la que se esté.

Ciertas personas pueden hacerlo y afirman sentir que aman a dos mujeres o a dos hombres al mismo tiempo. No sienten contradicciones emocionales y sentimentales. Para esto hay que tener una forma de pensar especial.

La mayoría de las personas reaccionan diferentes, necesitan y buscan exclusividad. Si se tiene una pareja compartida y con el tiempo se le solicita decidir, y mantiene la posición de compartir este sentimiento, el futuro con esa persona no es probable.

Siempre se tiene una preferencia y una prioridad en el orden de las relaciones amorosas compartidas. Si se mantiene este doble juego, es posible que la relación más formal se entere y se dé la posibilidad de un problema mayor y se desencadene un escándalo público. Generalmente, estas personas se quedan sin una y sin otra relación.

Hay un mito que muchos creen y tiene que ver con el instinto sexual. Se piensa que para hacer bien el amor, el deseo y pasión bastan. Es necesario tener conocimientos sobre tu sexualidad y la de tu pareja.

Muchas son las parejas jóvenes que suelen tener sexo, desprovistos de una educación básica sobre la sexualidad humana. No conocen las zonas erógenas, no hablan de sus gustos, desagrados y otras necesarias cuestiones que deben valorar y tener en cuenta.

La emocionalidad y los sentimientos hay que valorarlos y conocerlos, tanto los personales como los de la pareja. Las personas que van a este encuentro, desnudos de ropas y desnudos de conocimientos, pueden apostar que tendrán grandes posibilidades de fracasar.

Esto es algo muy personal, que marca en cada quien su tiempo específico. No se debe violentar el encuentro sexual bajo ninguna presión externa. Ni tu pareja, ni el grupo de amigos ni la curiosidad te deben apresurar.

Una cena afrodisíaca ha de ser ligera empezando por unos frutos secos como entrantes, que vendran genial para una mejora de la sesibilidad de la pared vaginal gracias a la vitamina B2, la consolidación de los vasos sanguíneos de los atriburos de tu pareja gracias a la vitamina C y la estimulación de la producción de testosterona debido al zinc que contiene el marisco… Las virtudes son varias pero el resultado es el mismo: el aumento del apetito sexual para ambos según se va saciando el hambre.